¿Interpretación virtual?

Resumen

Cuando una persona con sus capacidades motrices y/o sensoriales restringidas decide ir de viaje o pasear por algún lugar turístico, puede recurrir a folletos, publicidad radiofónica o televisiva, etc. Pero –en la mayoría de los casos– el diseño gráfico, lo que escucha en la radio o la imagen de TV, responde a un público que se asemeja al David de Miguel Ángel o la Venus de Milo. En pocas palabras: un cuerpo y unas facultades perfectas.

Sin embargo, existe un segmento que, por alguna circunstancia, tiene inconvenientes para caminar, comunicarse, ver o escuchar; o quizá se trate simplemente de una familia con niños pequeños, con su mamá esperando a un nuevo integrante; o con la bisabuela, ya que gracias a la calidad de vida lograda por la ciencia se puede asegurar su longevidad, haciendo que sean cada vez más las “cabecitas plateadas”.

Algunos se arriesgan, y acuden al lugar sobre el que tanto prometía el folleto. Al llegar se encuentran con verdaderas barreras físicas; además, tienen que enfrentarse con unos profesionales del turismo desconocedores del trato y calidad en la atención que requiere este segmento de la población.

He podido constatar que cuando una persona en silla de ruedas ingresa al lugar de la visita, automáticamente, y antes de saludar al guía, mira “a vuelo de pájaro”, cómo es el lugar por donde deberá transitar.
PDF