La planificación es esencial para una interpretación de calidad

Resumen

Traducido por: Jorge Morales, AIP

En cualquier lugar del mundo en que uno se encuentre, es fácil reconocer la interpretación de calidad. Esta es, como diría Freeman Tilden, una interpretación que llega y engancha a la audiencia, se relaciona con la vida cotidiana del público, provoca una reacción en sus corazones y en sus mentes, y quizás influya en sus actitudes y comportamientos (tal vez cambiando algo en sus vidas). En suma: es inspiradora y memorable.

Esto me ocurrió en Jamestown, Virginia, hace 17 años, cuando asistí a un recorrido guiado por el muelle. Nuestro guía iba vestido como un caballero Jacobino. En los 30 primeros minutos nos dio la bienvenida como si descendiéramos del barco que venía de Inglaterra... era el año 1620; nos describió la vida en ese pequeño lugar, y nos dio algunos consejos básicos como potenciales colonos de lo que es ahora Estados Unidos. El consejo fue así: “Aprendan el uso de la espada, cultiven el grano, encuentren esposa, creen una familia, y trabajen unidos para establecer una comunidad duradera”. Tan simple, tan claro, incluso tan profundo. Fue fácil ponerse en la piel de aquellos nuevos colonos y comprender por qué estos principios para la supervivencia eran tan importantes.

La creación de esa experiencia necesita, obviamente, habilidades creativas de comunicación, pero también requiere una buena planificación. El Servicio de Parques Nacionales de EE.UU. siempre ha reivindicado la producción de un Plan de Interpretación para cada uno de sus emplazamientos (e incluso, a veces, preparando un “Plan de Interpretación Basado en la Gente”, separado). En cambio, nosotros, en el Reino Unido, vemos que recién se empieza a reconocer a la planificación como un instrumento esencial para los nuevos equipamientos.
PDF