Carta del Presidente

Resumen

Las Jornadas de marzo de 2008 de la AIP, organizadas con el Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas de la Universidad de Alicante y celebradas en el magnífico y apropiado marco del MARQ de Alicante, gracias a la generosa colaboración de la Excma. Diputación, nos permitieron comprobar algunas cosas interesantes. No abundaré aquí en agradecimientos personales e institucionales, que se detallarán en las Actas, sino, simplemente, en nombre de todos los socios y socias, agradecer el gran y desinteresado esfuerzo colectivo de las personas levantinas implicadas en la organización de Jornadas y Asamblea. La satisfacción por sus resultados ha quedado patente en la Lista interna de correo y en las encuestas.

Algunos socios me comentaron, después, que hemos dado un salto, y yo comparto esta opinión: ante nuestros ojos aparecen retos nuevos, en la fuerte línea ascendente marcada por la directiva anterior: ha llegado el momento de convertirnos en referente a gran escala, de otorgar premios de interpretación, de gestionar nuestra expansión internacional, de organizar nuestro primer Congreso Internacional en 2011 (con dos años intermedios de Jornadas), de estrechar lazos con organizaciones como el ICOM (que colaboró en la difusión de las Jornadas, y del que contamos en la Mesa Inaugural con el recién estrenado presidente del Comité Español, Rafael Azuar, en su primer acto oficial).

Las Jornadas y su publicación van a ser fundamentales para la necesaria transmisión del virus de la interpretación a la museografía, y para el conocimiento por los profesionales de la interpretación de algunas corrientes extraordinariamente interesantes, como la museografia didactica o la museologia critica.

La numerosa asamblea general fue igualmente una sesión muy productiva y novedosa en su planteamiento participativo. No puedo dejar de destacar el trabajo de moderación de Alberto Jiménez como presidente, poniendo el listón muy alto. ¿Y no diré nada de la ya tradicional “cena étnica”, el broche final de la Asamblea? Creo que no hace falta: también quedará para la memoria colectiva. ¿Me equivoco?

El esfuerzo del grupo de Levante provocó en él una fuerte resaca, casi una hibernación, de la que ahora, lentamente, comenzamos a salir. Mientras tanto, el grupo de Galicia ha tomado el relevo, como si de un 4x400 olímpico se tratase, y nos sorprende a todos con un dinamismo que se plasma en sus ya tres informativos, disponibles en la Web de la AIP. En estas semanas algunos socios y socias os habéis planteado promover otros grupos territoriales. Lo más importante es tener ganas de verse, de compartir uno o dos días o mañanas al año, quizá con la excusa de analizar un nuevo equipamiento, conocerse, intercambiar experiencias, y de ahí surgirán, sin prisas, ideas que ayuden a tirar del carro, que recojan el testigo. ¿Os animáis?
PDF