Carta del Presidente Saliente

Resumen

Han transcurrido más de seis años desde que comenté con algunos de los socios fundadores la necesidad de empezar a "vernos las caras" los socios y socias de la AIP a través de las asambleas anuales. Después de nuestra primera reunión, pasaron tres años en que fui Secretario y otros tantos como Presidente. En este periodo he aprendido, he disfrutado, he crecido profesionalmente. Y todo ello, gracias a los socios y socias que me han acompañado en esta andadura.

En este Boletín, a modo de cierre de una etapa y con cierto conocimiento de causa, os quiero comentar, si me lo permitís, lo siguiente:

He tenido como compañeros de Directiva un número de personas a las que agradezco públicamente su apoyo, su dedicación y su esfuerzo. Una serie de personas de las que me alegro haber conocido pues hoy son para mí grandes amigos a los que quiero.

Junto con estas personas he tomado decisiones y he desarrollado trabajos en ocasiones muy buenos, en otras buenos, en otras manifiestamente mejorables. Pero, en todas las decisiones y trabajos, obrando desde la buena voluntad y ofreciendo cada persona lo mejor de sí misma.

Lo mismo puedo de decir de un número mayor de personas asociadas que he ido conociendo durante las seis asambleas a las que he asistido.

He visto cómo crece la asociación en sus cimientos, asentando una buena base que permita encarar los innumerables y duros retos futuros. Ese crecimiento, viene dado en parte por el incremento del número de personas asociadas, pues con ello la diversidad de opiniones y puntos de vista (muchas veces expresados en nuestra Lista de correos) contribuyen, sin ningún lugar a dudas, a la clarificación y el establecimiento de nuestras bases conceptuales.

Por último, me alegro de estar en esta asociación, por su labor, el ambiente entre socios, vuestra confianza, lo que me habéis hecho vivir, y por su apasionante futuro.

Desde estas líneas, también me gustaría dar las gracias por su cariño y apoyo a un sinfín de personas asociadas, pero creo que los redactores de este Boletín no me lo permiten, ni tampoco estimo oportuno extenderme pues debo dejar paso a nuestro nuevo Presidente y su equipo. Un equipo que surge de una Asamblea celebrada tras unas Jornadas que no terminan nunca de superar en calidad a las anteriores (por difícil que nos parezca). Jornadas que siempre se deben a un grupo de personas que durante un año planifican, organizan y preparan un evento de estas características.

Desde aquí mi enhorabuena y agradecimiento al Grupo Territorial del Levante de la AIP, y mis mejores deseos y apoyo a la nueva Junta Directiva.

Alberto JiménezCompañero y socio de la AIP
PDF