Carta del Presidente Entrante

Resumen

En la reflexión que los editores de esta publicación me piden como nuevo presidente de la Asociación para la Interpretación del Patrimonio, no puedo comenzar de otro modo que agradeciendo, en nombre de la Directiva entrante y de todos los socios y socias, el gran trabajo que la Directiva saliente ha venido realizando en los últimos años, en los que, entre otras cosas, nos hemos dotado de Web, hemos desarrollado una importante labor formativa y de difusión, hemos consolidado una línea editorial propia, ampliado los contactos con otras instituciones y asociaciones e incrementado notablemente el número de personas asociadas, además de mantener el espléndido tono de este Boletín y otras acciones que están posicionando a la AIP como referente, cada vez más ampliamente conocido y valorado en los diferentes ámbitos que tienen que ver con el patrimonio en España y en América. La progresión de la AIP ha sido, desde luego, extraordinariamente rápida, lo que sin duda responde a la importancia y a la necesidad de nuestra disciplina en la valorización y en la implicación de la sociedad en la conservación de su patrimonio, tanto natural como cultural.

Mantener el funcionamiento de la Asociación ya es una labor que consumirá gran parte de nuestros esfuerzos, que obviamente serán proporcionales a nuestra disponibilidad profesional y personal; pero, además, los retos que tenemos por delante son importantes, entre otros: los aprobados en la última Asamblea de Alicante, como la celebración del I Congreso Internacional de Interpretación de la AIP en 2011, y sucesivamente de forma trianual, manteniendo el modelo de Jornadas en los años intermedios; o la concesión de los I Premios de Interpretación del Patrimonio en 2010.

La nueva Junta Directiva está compuesta por un grupo de socias y socios que cubre un amplio espectro geográfico y profesional (desde la empresa a la universidad, desde los parques naturales a los museos o a la animación aplicada al patrimonio). Tomamos el testigo de la dirección de la Asociación con ganas de trabajar y con ilusión, pero a nadie se le escapa que la AIP podrá llegar allá donde todos sus miembros —de los más veteranos a los recién incorporados— sean capaces de empujarla. Nos proponemos, para ello, trabajar en un estilo participativo que optimice los resultados que la gran potencialidad de la Asociación hace posibles actualmente.

En fin, agradecemos desde aquí a los socios y socias la confianza que depositáis en la nueva Directiva y la disposición a arrimar el hombro que muchas personas ya habéis manifestado en estas semanas, y que nos permitirá alcanzar los objetivos que nos proponemos.

Antonio Espinosa Ruiz Presidente de la AIP 
PDF