Interpretación del Patrimonio + Nueva Museología = Participación

Resumen

¿Puede la interpretación mejorar la experiencia del visitante a los museos? Todos los museos deben usar la interpretación para ser eficaces en su diálogo con el público? ¿Cuál es el análisis de satisfacción de los visitantes de los museos? La participación debe ser sólo física o se puede estimular una participación intelectual en los museos?  ¿Cómo interviene la Nueva Museología en su relación con la interpretación del patrimonio (IP)? O, en otras palabras ¿pueden los museos actuales ser modelos de una adecuada interpretación del patrimonio?

Solemos escuchar que los museos son aburridos, que no atraen la atención de los visitantes y que son instituciones estancadas en la pasividad decimonónica de mirada estética. En ese sentido, no solamente nuevas formas de exhibición (museografía) son claves para que los museos puedan ser pertinentes a un público cada vez más masivo, cada vez más exigente en cuanto a sentir estímulos, a vivir experiencias que no pasen únicamente por lo reflexivo o intelectual; sino que es necesario conceptualizar y darle nuevos parámetros a la antigua visión del museo.

Para esto nació en los años setenta la llamada Nueva Museóloga que apoya la museología local, pero insistiendo en la visión didáctica (superando la actitud de mero conservacionismo físico de los objetos), en la interrelación y visión amplia del patrimonio, en la búsqueda de rentabilidad social (museos como motores de desarrollo), y en la valoración de la museología como una ciencia que planifica partiendo de presupuestos teóricos (la ciencia que estudia a relación entre en individuo-patrimonio y la sociedad) con un enfoque global de los problemas de un museo (científicos, económicos, administrativos y sociales) (Muñiz en Arrieta, 2008:104).

PDF