Carta del Presidente de la AIP

Resumen

¡Pasa el tiempo! No sólo pasó la Asamblea General de la Asociación, sino que ya estamos pensando en cómo poder desarrollar la siguiente.

Os cuento:
De lo que llamamos V Jornadas de la AIP, es decir, diversas acciones formativas, la Asamblea General y las acciones “lúdicas”, quedó un ligero sabor agridulce.

Dulce, por el “tirón” que tienen las acciones formativas allí donde se celebran (ponencias de hasta 100 personas asistentes), por lo que suponen desde el punto de vista divulgativo-formativo de Interpretación, por la organización y el lugar, por el ambiente, por todos los que estuvieron...

Y un poco agrio, porque apenas se amplió el número de caras nuevas que se acercan a las Jornadas y porque había unas expectativas previas en todos los asistentes que no se cumplieron. También, en honor a la verdad, hay que decir que hubo fallos en la organización de los asuntos a tratar en la Asamblea. Fallos que nos llevaron a una falta de entendimiento que, unido a cierta falta de comprensión, generaron algunos conflictos que nadie deseaba y que, por suerte, parece que se solventaron en cierta medida.
PDF