Un gigantesco retroceso para la interpretación: Mi visión personal

Resumen

En 1978, Bob Peart comenzó la muy necesaria tarea de definir la interpretación y, lo que es loable, buscó la colaboración de todos cuantos estamos involucrados en la interpretación o preocupados por la disciplina. El proceso pretendía definir la interpretación en un contexto de qué es y no de qué es lo que hace. Las respuestas se analizaron y agruparon en tres grupos principales (Peart, 1978):
1. “Qué es la interpretación... un proceso de comunicación”
2. “Cuál es el objetivo de la interpretación... revelar al público significados e interrelaciones de nuestro patrimonio natural y cultural”
3. “Cómo se lleva a cabo la interpretación... por experiencias de primera mano con un objeto, artefacto, paisaje o sitio”
PDF