De cómo la nave de la interpretación fue arrojada a la tempestad: Algunos pensamientos filosóficos

Resumen

El cómo y el porqué de la interpretación

A cualquier estudiante que se tome en serio la asignatura de interpretación ambiental le resultará obvio que si no definimos los términos, no seremos capaces de dar a conocer la materia objeto de nuestra elección. No pretendo disculparme por esta afirmación, aunque es bastante increíble que sea necesaria una disculpa, puesto que se presupone que las personas que se han comprometido profesionalmente con la interpretación han reflexionado profundamente sobre lo que están haciendo. De la documentación acerca de esta disciplina se desprende, sin embargo, que éste no ha sido el caso, y que algunas de las mejores contribuciones a la materia proceden de la crítica de la interpretación y de la –como se ha dado a llamar– “industria del patrimonio”.

Por todo ello, debería comenzar definiendo la interpretación in situ como “el arte de explicar el significado de un lugar a la gente que lo visita, con el objetivo de introducir un mensaje de conservación”. (Véase en Aldridge 1972 y 1975 un análisis sobre las definiciones.) No es mi intención analizar esta definición de forma literal; al contrario, lo que pretendo en las páginas que siguen es proporcionar un manual de autoayuda que familiarice al principiante con las doctrinas que han influido en la interpretación en la segunda mitad del siglo XX. El lector puede llegar a la conclusión de que la interpretación no es una ciencia; de que el significado e importancia del sitio es lo que hace que merezca la pena la práctica de la interpretación; de que la interpretación va dirigida a cualquier tipo de público; y de que mostrar un objeto de trascendencia sin intentar comunicar alguno de sus valores es irresponsable, si no inmoral (porque pone en riesgo a ese objeto). La interpretación de sitio es la pieza clave de la interpretación, puesto que es el origen de esta disciplina. Cuanto más nos alejemos de este concepto, para realizar una interpretación fuera del sitio y global, más difícil será de analizar. Esto se debe a que la interpretación tiene que ver con un lugar y con el concepto de lugar; con emplazar a las personas y a las cosas en su contexto ambiental, restituyendo los objetos que habían perdido sus raíces a su lugar de origen, y conseguir que su significado e importancia vuelvan a salir a la luz.
PDF