Editorial

Resumen

Como cada seis meses, con la llegada del equinoccio, presentamos un nuevo número de nuestro Boletín, que esperamos sea del agrado de quienes habitualmente nos siguen. Comenzamos en esta ocasión con la carta del nuevo presidente de la Asociación, Juan Manuel Salas Rojas, quien, en nombre de la Directiva recién electa, nos recuerda las razones de ser de nuestra Asociación a la vez que nos invita a participar activamente de la misma.

María Muñoz y Javier Benayas, nos exponen algunos de los resultados más significativos –los relacionados con la interpretación-de un interesante estudio de investigación que, con el objeto de evaluar la calidad de los diferentes programas de uso público en los Parques Nacionales españoles, han realizado desde el Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid.

En Thinking, Óscar Navajas Corral nos ofrece un análisis comparativo de dos museos, el Hiroshima Memorial Museum y el Atomic Bomb Museum de Nagasaki, cuya razón de ser es recordar a sus visitantes uno de los momentos más trágicos de la Historia: la utilización de armamento nuclear sobre la población civil japonesa en 1945, y sus consecuencias sobre la Humanidad en su conjunto.

Cristina Simó i Espinosa nos trae su artículo “Una experiencia de interpretación de Memoria Histórica en el Pirineo”, en el que nos relata diversos problemas a los que, desde el punto de vista de la interpretación, se asocian temáticas sensibles, como sería el caso de la guerra civil española. 

“¿Quiénes interpretan y a quiénes les interesa?” es el artículo que nos llega desde Cuba de la mano de nuestro compañero Rolando Rodríguez; se trata del segundo de una serie cuya razón de ser es hacernos partícipes de sus reflexiones respecto a la aplicabilidad de las nuevas tendencias en las ciencias de la comunicación en el proceso de la interpretación del patrimonio. 

“Más allá de Darwin: La evolución de la conciencia humana y el futuro de la interpretación” es una aportación de uno de nuestros colaboradores habituales, Jon Kohl, quien en esta ocasión reflexiona sobre la evolución de la interpretación y quienes a ella se dedican, planteando la necesidad de superar ciertos modelos –desde su punto de vista, desfasados- y la necesidad de participar en la resolución de problemas mundiales vinculados a la conservación del patrimonio.

Aldo Guzmán Ramos, Guillermina Fernández y Silvia Valenzuela nos presentan su artículo “La recreación histórica como herramienta de la interpretación para recuperar y preservar el patrimonio en peligro” en el que nos recuerdan el interés y la importancia de recurrir a determinados instrumentos, como la recreación histórica, para conseguir que los visitantes puedan hacerse a una idea real de la situación vivida en determinado momento por algunas sociedades o grupos humanos.

Por último, en la sección Documentos, Claudio Bertonatti, Óscar Iriani y Luis Castelli, en su detallado artículo “Los centros de interpretación como herramientas de conservación y de desarrollo”, nos hacen partícipes de sus ideas acerca del papel de los centros de interpretación como herramientas de conservación y de desarrollo, toda vez que nos plantean –como ya han hecho otros autores en este mismo espacio- su sentido de ser y la necesidad de racionalizar los diseños e implementación.

Como en ocasiones anteriores, gracias y hasta el próximo número, muy cerca de la primavera septentrional.

Jorge Morales Miranda
Francisco J. (Nutri) Guerra Rosado 
EDITORES
PDF