La responsabilidad en la elección de los contenidos

Resumen

Me ocurre con los mensajes interpretativos que me encuentro, cualquiera que sea el medio escogido, un poco lo mismo que en los restaurantes. Una cosa es la apariencia del plato (importante, sin duda; a veces esencial), una segunda es el buen hacer del cocinero o cocinera, y otra cosa la calidad de los ingredientes con los que se ha preparado. Cuando estoy ante un panel, un video, un folleto o un guía, veo el diseño como la presentación del plato; las técnicas interpretativas como las técnicas de cocina, y los contenidos como los ingredientes. Y me sucede muchas veces lo mismo en un restaurante que ante un panel: tiene muy buena pinta, está en su punto, pero la merluza, otra vez más, es congelada.

Cuando se sabe mucho de cocina, a veces se cae en la soberbia tentación de que puede arreglarse con una preparación intachable, novedosa y creativa una alcachofa de lata. La realidad es que una alcachofa de lata siempre dejará nuestros esfuerzos y conocimientos técnicos por debajo de un nivel óptimo de satisfacción para el comensal. Creo que de la misma manera, trabajar con contenidos que no aportan nuevos puntos de vista sobre las cosas, un nivel de comprensión más globalizador, va a dejar todos nuestros conocimientos técnicos, nuestra creatividad y nuestros diseños algo cojos, como quien limpia mucho un traje con la esperanza de que parezca más nuevo.

PDF