El Sanatorio Riazor, una auténtica experiencia interpretativa

Resumen

Después de casi tres cuartos de hora de conversación con mi amiga Marlene Anaya, llegué a la misma conclusión que en muchas otras ocasiones: el sistema educativo no nos convence, no permite desarrollar la creatividad en niñas y niños. Tú intentas hacer con ellos unas cosas y la estandarización de la escuela (al menos de las de los nuestros) los lleva a otras, con las que casi siempre entran en contradicción. No queda más remedio que sumarse, porque la sociedad también es así y si se funciona en contra de los sistemas establecidos llega el fracaso, seguro. 
Me voy a referir a la idea que pusimos en práctica en mi centro de trabajo: la Escuela de Turismo de A Coruña . En ella llevo unos cuantos años tratando de transmitir a algunos alumnas y alumnos (se trata de una asignatura optativa), qué es la interpretación, por qué es una herramienta efectiva, cuáles son sus premisas, los principales medios, hasta las etapas de la planificación. Aunque siempre se le da una visión práctica, por medio de la realización de simulaciones dentro o fuera del aula, creía que había que hacer algo más.
PDF