El Uso Público en la gestión de los Espacios Naturales Protegidos: Reflexiones y desafíos en el marco del primer “Día Europeo de los Parques”

Resumen

Poniéndonos en antecedentes. Breve historia de los espacios naturales protegidos Muchos y muy importantes son los cambios que se han producido desde que la sociedad iniciara el camino de la creación de los primeros espacios naturales protegidos. Hace más de un siglo –y es historia que, por sabida, conviene abreviar–, durante el proceso de colonización de las tierras del Oeste de Estados Unidos, se puso en marcha un nuevo modelo de gestión de la tierra. Sus efectos transformadores sobre el territorio fueron tan amplios e intensos, que algunos de los primeros expedicionarios dieron la voz de alarma ante lo que podía ser un camino sin retorno. Nació así, de esa reflexión claramente derrotista, el Parque Nacional de Yellowstone, creado en 1872 y convertido en referente mundial a partir de ese momento.
El pensamiento ilustrado español pronto adoptó el nuevo espíritu de protección. Y, gracias a las gestiones realizadas por el Marqués de Villaviciosa, se acabó promulgando, en 1916, la primera Ley de Parques Nacionales, caracterizada por la abundancia de ideales de amor a la naturaleza, por una clara afirmación patriótica y por su visión pesimista respecto del futuro global de la conservación de los recursos naturales, como lógica consecuencia del inicio de la industrialización de España. Se trataba asimismo de una concepción elitista de los principios proteccionistas que hizo que, desde 1918 y durante cerca de cuarenta años, los únicos Parques Nacionales fueran Covadonga y Ordesa.
PDF