¿Qué es realmente real? Nueva visión de la autenticidad y su papel en la interpretación y el turismo alternativo

Resumen

Mucha gente piensa que la autenticidad es una cualidad absoluta de todo o nada sobre un lugar o un objeto: ese diamante es real o falso; esa pistola era realmente de Pancho Villa o no; ese es un verdadero sitio maya o un parque temático... Pero en realidad los visitantes perciben qué tan auténtico es un objeto o lugar según sus antecedentes personales, expectativas de lo que piensan que van a encontrar y las cualidades particulares del lugar o el objeto. Por eso algunos objetos son claramente auténticos: el Parque Nacional Palenque, la Mona Lisa, una ballena gris en el Mar de Cortés. Algunos objetos parecen claramente no auténticos: un templo maya construido de concreto (u hormigón) en un parque temático, una cerveza sin alcohol, un chilango (de México D.F.) que se viste como un indio lacandón (de Chiapas) para ganarse un peso tocando instrumentos indígenas. Algunos objetos confunden o provocan debate: Disneylandia, una mansión colonial parcialmente reconstruida con materiales modernos, un juego de pelota maya recreado en el Parque Xcaret, al sur de Cancún (www.xcaret.com/mexican-traditional-dances-at-xcaret-night-show-in-cancun-mexico).


PDF