Interpretación del Patrimonio, dessous dessus

Resumen

De un tiempo a esta parte la Interpretación del Patrimonio ha pasado de ser una disciplina a la que descubrir, para convertirse en una compañera y confidente a la que acudir. De los días de aprendizaje y –siempre crítica–práctica interpretativa, he conseguido llegar a un diálogo bidireccional y de asesoramiento.
Como todo campo del conocimiento al que se le dedican horas de lectura y de reflexión, siempre deja secuelas imborrables en el corazón y en el cerebro, aunque la dedicación, que no la pasión, hacia el mismo haya disminuido. Una de las secuelas que la Interpretación ha grabado en mí ha sido la mirada inquieta. La continua observación del flujo de visitantes en los espacios musealizados y en los que no lo están; la lectura crítica de paneles, rótulos, carteles, folletos, etc.; la obsesión por el tema, la pertinencia de contenidos, el deambular frenético y rítmico de los visitantes; el oído atento, fingiendo no estar escuchando los comentarios del público que acude a ver un bien patrimonial accionado.

PDF