Editorial

Resumen

ESTE BOLETÍN
El destino quiso que los días de retraso con que sale este Boletín nos permita dedicarlo a nuestro compañero Santi, tristemente fallecido el pasado 1 de enero de 2000. Hasta siempre colega.
Con este pesar, continuamos nuestro trabajo.
Tras la primera entrega del BI, en junio de este año, constatamos un notable incremento en el número de socios que, de unas diez personas en esa fecha, pasamos a ser más de cuarenta entre julio y septiembre.
Este crecimiento en número todavía está algo lejos de reflejar unos resultados cualitativos, acordes a esa tasa de crecimiento. Sin embargo, sabemos que comenzar a andar en este camino no es tarea fácil, pero no desesperamos. Muy al contrario, es un desafío agradable que asumimos con la debida y necesaria pasión.
Una cuestión que se planteó entre los asociados –en los comunicados internos– es que podemos considerar que estamos constituidos en “red”. A través del correo electrónico hemos formado una lista de grupo, sistema que nos permite intercambiar información con extrema rapidez, con momentos de “explosión” en ideas y propuestas, y otros, lógicos, de merma en los comunicados.
Los socios y estimados lectores comprobarán que en los artículos del presente BI –casi todos de opinión– se repiten algunos nombres y apellidos con respecto al primer número. Esta es parte de la realidad; siempre hay fervientes seguidores, constantes, puntuales y cargados de cosas que decir y proponer. También hay nombres nuevos, incluso de colaboradores que todavía no han llenado su ficha de socio. De todas formas, reiteramos que este Boletín es un medio abierto, a disposición de todas aquellas personas interesadas tanto en las dificultades como en las posibilidades de la interpretación en nuestro país (y también en parte del extranjero).
PDF