Interpretación y adolescentes en el Museo de La Rinconada

Resumen

Existe un debate ya tradicional sobre si el trabajo con grupos procedentes del sistema educativo es interpretación o no, puesto que no visitan el patrimonio en su tiempo de ocio; sin embargo, estamos aplicando conceptos y técnicas de interpretación con ellos.

De antemano advierto que yo creo que sí es interpretación, aunque no voy a dedicar estas letras a engrosar la lista de argumentos a favor o en contra. Simplemente quiero contar cómo hemos ido aplicando la teoría de la interpretación al trabajo con los grupos de Institutos de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato en el Museo de La Rinconada.

Este museo tiene como origen la iniciativa de un profesor de la localidad, Francisco Sousa, quien formó un grupo de arqueología con su alumnado del Instituto Miguel de Mañara, de La Rinconada (Sevilla) en años 80. Este grupo realizó excursiones y visitó yacimientos locales, recogiendo el material de superficie, con lo que se acabó conformando una colección dispar y sin el contexto de la investigación arqueológica[1]. A estas piezas se fueron uniendo diferentes hallazgos de gentes de la localidad y se creó una pequeña exposición en el Instituto. Finalmente la colección fue donada al ayuntamiento de La Rinconada con el objetivo de crear un museo en la localidad. Ese museo se inauguró en 2009 y, al ser la única institución patrimonial del municipio, es responsable de dinamizar las más diversas temáticas patrimoniales, aunque su colección es arqueológica y paleontológica

 

PDF