La interpretación como un vínculo patrimonio-sociedad

Resumen

Desde hace algunos años vi aparecer en el lenguaje y en el campo de lo que sigo denominando la difusión del patrimonio cultural el término interpretación. Totalmente ajeno a todo el bagaje cultural que los dedicados a la interpretación venían desarrollando desde hacía décadas, la idea, introducida por vertientes diversas, casi todas ellas ligadas a consultorías y empresas de producción de exposiciones que, en su fase “formativa”, transmitían en cursos de mayor o menor duración. La idea, decía, parecía abrir una nueva puerta para encontrar mejores vínculos entre el patrimonio cultural y la sociedad2.

Muchos “buscadores de tesoros”, avispados y, en menor medida, profesionales que estábamos trabajando en difusión, comenzamos a indagar en el término que empezaba a vislumbrarse como una disciplina (luego llegaríamos algunos al concepto de arte), pero no todos por la vía correcta, es decir, conectar con el núcleo puro y duro de la Interpretación (con mayúsculas) sino, sin saberlo, conectando a través de atajos que nos resultaban aparentemente más adecuados: la autodefinición de la interpretación, la autoformación en interpretación, la experimentación en lo que creíamos que podía ser, en la interpretación de la interpretación de otros, etc., etc.
PDF