Interpretando arte rupestre paleolítico: la visita guiada

Resumen

La gestión del patrimonio arqueológico se sustenta sobre tres pilares básicos, la investigación, la conservación y la difusión (I+C+D). Los restos arqueológicos de cronología paleolítica y las representaciones gráficas parietales conocidas como arte rupestre, han llegado hasta nosotros preservados en espacios subterráneos con unas condiciones ambientales muy específicas a lo largo de miles de años. Su correcta protección supone unas estrictas condiciones de visita a estos enclaves, de ahí que se establezcan cupos máximos de visitantes, itinerarios obligatorios y visitas guiadas de duración limitada.

Estos sitios arqueológicos, lejos de ser productos de consumo turístico, constituyen una excepcional oferta cultural, cuyo disfrute y conocimiento deben encaminarse a despertar una sensibilidad conservacionista en los visitantes, al mismo tiempo que una mayor tolerancia respecto a la importancia de su divulgación. La puesta en valor de muchos yacimientos paleolíticos con vistas a su disfrute social ha permitido desarrollar una interpretación de esos recursos en su contexto natural y cultural. Desgraciadamente, en muchos casos no se han cumplido las expectativas iniciales y han fracasado políticas tendentes a convertir recursos culturales en productos turísticos, con el consiguiente riesgo de conservación para el yacimiento, que no ha contado con una interpretación adecuada ni ha suscitado el interés social esperado.

PDF