La accesibilidad física e intelectual de todo tipo de público al patrimonio cultural (I)

Resumen

Este artículo tiene su origen en una ponencia, con el título “La accesibilidad física e intelectual de todos los tipos de público al patrimonio arqueológico y etnológico”, presentada al curso de extensión universitaria “La gestión del patrimonio cultural y natural como recurso turístico. El guía turístico: figura clave”, organizada por la Escuela Superior de Turismo Lope de Vega (Benidorm), de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en marzo de 2001. En una segunda ocasión aportaremos a este Boletín, gracias al amable ofrecimiento de los editores, un resumen de la segunda parte de aquella ponencia, dedicada a la accesibilidad intelectual.

Comenzaremos recordando lo tantas veces repetido: el patrimonio arqueológico y etnológico, fundamentalmente por medio de los museos –aunque también por una nueva y variada gama de recursos– se está convirtiendo, como parte de la herencia cultural, en una porción sustancial de la que se prevé sea la principal fuente económica europea en el siglo que acabamos de comenzar.

Por patrimonio cultural entendemos comúnmente el conjunto de bienes materiales e inmateriales que hemos heredado del pasado, que estamos disfrutando en el presente y que merece la pena conservar para el futuro. Nos interesa aquí la mención al disfrute, que equivale a decir incidencia social, porque esto es lo que en realidad convierte a esos bienes culturales en patrimonio, y aquí desempaña un importante cometido la gestión turística, y en concreto la interpretación.
PDF