La Interpretación como herramienta en un curso para guías de turismo

Resumen

Cuando un turista llega a Canarias, enseguida se le ofrece un amplio abanico de lugares a visitar. Por ejemplo, en Tenerife tienes la posibilidad de contratar sugerentes excursiones: salir en barco a ver ballenas, visita a los pueblos del norte (La Orotava, Icod de los Vinos), el barranco de Masca, el Loro Parque, el Teide... y La Gomera, “una preciosa isla a media hora de Tenerife donde pasar un día inolvidable”.

Un día, lo que se dice un día... los turistas llegan a las 9:45 y se van a las 18:30 después de haberse pasado gran parte del tiempo sentados en la guagua (bus) por las serpenteantes carreteras gomeras atentos (o no) a las explicaciones del guía que les acompaña –¡a menudo el guía lleva 3 idiomas!–. El Parque Nacional de Garajonay es un atractivo más de la excursión ya que tanto en la ruta norte como en la ruta sur hay que atravesarlo. El Centro de Visitantes “Juego de Bolas” está incluido en el “paquete”. En el año 2001 visitaron el Centro 150.000 personas, de las cuales más de 100.000 eran visitantes guiados en guagua, la gran mayoría procedente de Tenerife. 
Te cuento todo esto para que te hagas una idea de la importancia que tiene el turismo de guagua con guía, tanto en Tenerife como en La Gomera. Sin entrar a valorar lo que supone de positivo o de negativo para la isla, sí es un hecho que el Parque Nacional de Garajonay lo visita mucha más gente de esa manera “rápida” que de cualquier otra. Tal cantidad de gente supone una visita de dudosa calidad ya que, entre otras cosas, se producen auténticas aglomeraciones en determinados lugares del Parque, en especial miradores, áreas recreativas y el Centro de Visitantes. Aunque cada día ponen más pegas a los guías no oficiales (aquellos que no tienen el carné de la Consejería de Turismo de haber aprobado el examen oficial), a día de hoy todavía cualquier persona puede ejercer de guía. Como comprenderás, esto supone que la información que se le entrega al turista sea en muchos casos deficiente (por decir algo “bonito”).
PDF